¿Qué es ser cristiano?

¿Qué es ser cristiano?

Examina cómo define e identifica la Biblia a un cristiano

Ser cristiano es más que nacer en un país cristiano, practicar una religión determinada o defender cierto sistema de valores. Ser cristiano significa ser seguidor de Cristo. Se trata de seguir lo que la Biblia enseña acerca de Dios, el hombre y la salvación, y considerar fundamentales las siguientes verdades.

Dios es el Creador Soberano

La Biblia afirma que fuimos creados por un Dios personal para amarle, servirle y disfrutar de comunión eterna con Él. Juan 1:3 dice que, “Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. Salmos 24:1 afirma, “Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan”. Por tanto, Dios tiene autoridad sobre nuestras vidas y le debemos lealtad, obediencia, y adoración.

Dios tiene autoridad sobre nuestras vidas y le debemos lealtad, obediencia, y adoración.

Dios es Santo

La Biblia declara que Dios es absoluta y perfectamente santo. Dice Isaías 6:3, “Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos”. De manera que, Él no puede cometer o aprobar el mal. Como dice Santiago 1:13, “Dios no puede ser tentado por el mal y Él mismo no tienta a nadie”. Y añade 1ª Pedro 1:16, “Sed santos porque Yo soy Santo”. Por tanto, Dios demanda de nosotros que seamos santos.

Dios demanda de nosotros que seamos santos.

El hombre es pecador

La Biblia enseña que el ser humano es culpable de pecado: “No hay hombre que no peque” (1 Reyes 8:46) y “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Eso no significa que somos incapaces de realizar actos de bondad humana. Pero somos absolutamente incapaces de entender, amar, y agradar a Dios por nosotros mismos, tal y como dice Romanos 3:10-11, “No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios”.

El ser humano es culpable de pecado.

El pecado exige un castigo

La santidad y justicia de Dios demandan que todo pecado sea castigado con la muerte: “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Esa es la razón por la que cambiar únicamente nuestros patrones de conducta o comportamiento no puede resolver nuestro problema con el pecado ni eliminar sus consecuencias.

Cambiar únicamente nuestros patrones de conducta o comportamiento no puede resolver nuestro problema con el pecado.

Jesús es Señor y Salvador

La Biblia afirma que “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9). Debido a que la justicia de Dios demanda la muerte por el pecado, Su amor ha provisto un Salvador, quien pagó la deuda y murió por los pecadores. “Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). La muerte de Cristo satisfizo la demanda de la justicia de Dios (2ª Corintios 5:21). Por tanto, Cristo puede perdonar y salvar a aquellos que se arrepienten de sus pecados y creen en Él. Juan 3:18 dice, “El que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado”.

Cristo puede perdonar y salvar a aquellos que se arrepienten de sus pecados y creen en Él.

La fe que salva

La verdadera fe siempre viene acompañada de un arrepentimiento genuino por el pecado. “Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan” (Hechos 17:30). Arrepentirse verdaderamente es estar de acuerdo con Dios en que eres pecador, confesarle tus pecados, y apartarte del pecado. La verdadera fe nos lleva a seguir a Cristo y obedecer Su Palabra. Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:28-29).

Tener un mero conocimiento intelectual acerca de Cristo no salva a nadie. Incluso Satanás y sus demonios creen en el Dios verdadero (Santiago 2:19), pero no le aman, ni le obedecen como Señor y Salvador. Aquel a quien Dios perdona y salva de la ira venidera, se arrepiente de sus pecados y confía en Cristo como su único Señor y Salvador, y por lo tanto ama y obedece a Dios.

Aquel a quien Dios perdona y salva de la ira venidera, se arrepiente de sus pecados y confía en Cristo.

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
Si No
header color
header position